En Irak, apatía y pesimismo mientras millones votan en elecciones anticipadas

En Irak, apatía y pesimismo mientras millones votan en elecciones anticipadas

Los iraquíes votaron el domingo en las elecciones parlamentarias celebradas meses antes de lo programado como una concesión a un levantamiento popular liderado por jóvenes contra la corrupción y la mala gestión.

Pero la votación estuvo marcada por una apatía generalizada y un boicot por parte de muchos de los jóvenes activistas que abarrotaron las calles de las provincias del sur de Bagdad e Irak a fines de 2019. Decenas de miles de personas participaron en las protestas masivas y fueron recibidas por las fuerzas de seguridad. disparando munición real y gases lacrimógenos. Más de 600 personas murieron y miles resultaron heridas en tan solo unos meses.

Aunque las autoridades cedieron y convocaron elecciones anticipadas, el número de muertos y la dura represión, así como una serie de asesinatos selectivos, llevaron a muchos de los que participaron en las protestas a pedir más tarde un boicot de la votación.

Las urnas cerraron a las 1500 GMT (1800 hora local) luego de 11 horas de votación. Se esperan resultados dentro de las próximas 24 horas, según el organismo independiente que supervisa la elección de Irak. Pero se espera que las negociaciones para elegir un primer ministro encargado de formar un gobierno se prolonguen durante semanas o incluso meses.

La elección fue la sexta celebrada desde la caída de Saddam Hussein después de la invasión de Irak liderada por Estados Unidos en 2003. Muchos se mostraron escépticos de que los candidatos independientes del movimiento de protesta tuvieran una oportunidad contra partidos y políticos bien arraigados, muchos de ellos respaldados por poderosos milicias armadas.

Minutos después del cierre de las urnas, los fuegos artificiales organizados por el municipio de Bagdad estallaron en la emblemática plaza Tahrir de la ciudad, donde los manifestantes habían instalado tiendas de campaña durante varios meses a partir de octubre de 2019. Las protestas cesaron en febrero del año siguiente, debido a la represión de seguridad y más tarde, la pandemia de coronavirus.

Hoy, la plaza está prácticamente vacía. El país enfrenta enormes desafíos económicos y de seguridad, y aunque la mayoría de los iraquíes anhelan un cambio, pocos esperan que suceda como resultado de las elecciones.

Muna Hussein, una maquilladora cinematográfica de 22 años, dijo que boicoteó las elecciones porque no sentía que hubiera un ambiente seguro “con armas incontroladas en todas partes”, una referencia a las milicias principalmente chiítas respaldadas por el vecino Irán.

“En mi opinión, no es fácil celebrar elecciones libres y justas en las circunstancias actuales”, dijo.

Amir Fadel, un concesionario de automóviles de 22 años, no estuvo de acuerdo. “No quiero que vuelvan los mismos rostros y los mismos partidos”, dijo después de emitir su voto en el distrito de Karradah en Bagdad.

El primer ministro de Irak, Mustafa al-Kadhimi, cuyas posibilidades de un segundo mandato estarán determinadas por los resultados de las elecciones, instó a los iraquíes a votar en grandes cantidades.

“Salga y vote, y cambie su futuro”, dijo al-Kadhimi, repitiendo la frase, “salga” tres veces después de emitir su voto en una escuela en la Zona Verde fuertemente fortificada de Bagdad, hogar de embajadas extranjeras y oficinas gubernamentales.

Según las leyes de Irak, el ganador de la votación del domingo puede elegir al próximo primer ministro del país, pero es poco probable que alguna de las coaliciones en competencia pueda obtener una mayoría clara. Eso requerirá un largo proceso que involucre negociaciones clandestinas para seleccionar un primer ministro de consenso y acordar un nuevo gobierno de coalición. Se necesitaron ocho meses de disputas políticas para formar un gobierno después de las elecciones de 2018.

Los grupos extraídos de la mayoría musulmana chiíta de Irak dominan el panorama electoral, y se espera una reñida carrera entre el influyente clérigo chiíta Moqtada al-Sadr y la Alianza Fatah, dirigida por el líder paramilitar Hadi al-Ameri, que ocupó el segundo lugar en las elecciones anteriores.

La Alianza Fatah está compuesta por partidos y está afiliada a las Fuerzas de Movilización Popular, un grupo de milicias chiítas en su mayoría pro-Irán que saltó a la fama durante la guerra contra el grupo extremista Estado Islámico sunita. Incluye algunas de las facciones más duras respaldadas por Irán, como la milicia Asaib Ahl al-Haq. Al-Sadr, un líder nacionalista con turbante negro, también está cerca de Irán, pero rechaza públicamente su influencia política.

El domingo temprano, al-Sadr emitió su voto en la ciudad santa chií de Nayaf, atestada de periodistas locales. Luego se alejó en un sedán blanco sin hacer comentarios. Al-Sadr, un populista que tiene un gran número de seguidores entre la clase trabajadora chiíta de Irak, se impuso en las elecciones de 2018, ganando la mayoría de los escaños.

La elección es la primera desde la caída de Saddam que se lleva a cabo sin un toque de queda, lo que refleja la mejora significativa de la situación de seguridad en el país tras la derrota del EI en 2017. Las votaciones anteriores se vieron empañadas por los combates y los ataques con bombas mortales que han plagado al país. por décadas.

Más de 250.000 miembros del personal de seguridad de todo el país se encargaron de proteger el voto. Los soldados, la policía y las fuerzas antiterroristas se desplegaron y desplegaron fuera de los colegios electorales, algunos de los cuales estaban rodeados de alambre de púas. Los votantes fueron registrados y registrados.

Como medida de seguridad, Irak cerró su espacio aéreo y cruces fronterizos terrestres y reorganizó su fuerza aérea desde el sábado por la noche hasta la madrugada del lunes.

En otra primicia, las elecciones del domingo se llevan a cabo bajo una nueva ley electoral que divide a Irak en distritos electorales más pequeños, otra demanda de los activistas que participaron en las protestas de 2019, y permite más candidatos independientes.

En las elecciones de 2018, solo el 44% de los votantes elegibles emitieron sus votos, un mínimo histórico, y los resultados fueron ampliamente controvertidos. Hay preocupaciones de una participación similar o incluso menor esta vez.

En una tienda de té en Karradah, una de las pocas abiertas, el candidato Reem Abdulhadi entró para preguntar si la gente había emitido su voto.

“Le daré mi voto a Umm Kalthoum, la cantante, ella es la única que se lo merece”, bromeó el vendedor de té, refiriéndose a la fallecida cantante egipcia amada por muchos en el mundo árabe. Dijo que no participará en las elecciones y no cree en el proceso político.

Después de unas pocas palabras, Abdulhadi le dio al hombre, quien pidió permanecer en el anonimato, una tarjeta con su nombre y número en caso de que cambiara de opinión. Se lo guardó en el bolsillo.

“Gracias, lo guardaré como recuerdo”, dijo.

En ese momento, un avión militar de alta velocidad y bajo vuelo sobrevoló la cabeza haciendo un ruido chirriante. “Escucha esto. Este sonido es terror. Me recuerda a la guerra, no a una elección ”, agregó.

Posted : keluaran hongkong